Problemas de las glándulas anales en Yorkies


Si tienes un Yorkshire terrier maravilloso que encanta tu vida, tu objetivo es desarrollar una comprensión de qué esperar al cuidarlo, ya sea que se trate de posibles condiciones de salud, necesidades de aptitud física o cualquier otra cosa. Por ejemplo, los Yorkies como raza son particularmente susceptibles a los problemas del saco anal.

Fondo de sacos anales

Sacos anales un conjunto de pequeñas bolsas ubicadas justo al lado del ano de su mascota, en los dos lados. Los sacos anales liberan un fluido graso y agresivamente de olor fuerte que sale cada vez que su Yorkie pasa al número 2. Sin embargo, los sacos no siempre se vacían de manera confiable. Cuando este es el caso, los sacos anales se ven afectados. El impacto de estos sacos puede ocasionar numerosos problemas si no se maneja con prontitud. Los problemas potenciales incluyen inflamación incómoda, infección y la aparición de abscesos. Mientras tanto, el aceite fétido sirve como material de identificación útil para la comunicación entre perros. Cuando los sacos anales funcionan bien, el aceite cubre la caca con información que otro perro quiere saber. Si un perro nuevo olfatea el trasero de tu Yorkie durante una reunión en un parque, el aceite puede dar muchos detalles clave sobre tu lindura, como la edad y el estado reproductivo.

Yorkies y sacos anales

Ningún canino está exento de la posibilidad de problemas del saco anal, sin importar cuál sea su raza. Sin embargo, la impactación y las dificultades relacionadas con el saco anal son particularmente frecuentes en los Yorkshire terriers. Las dificultades del saco anal no solo son especialmente comunes en los Yorkies, también son especialmente comunes en los perros pequeños en general. Se cree que años de cría especializada de caninos pequeños han afectado el tamaño de los conductos de sus sacos, haciéndolos demasiado pequeños para eliminarlos adecuadamente, por lo tanto, la impactación. Esto ocurre no solo en los Yorkies, sino también en otros perros pequeños como los chihuahuas y los caniches.

Síntomas

Los síntomas comunes de los problemas del saco anal en los caninos son arrastrar el trasero por el suelo, mirar con frecuencia el trasero, lamer y morder el trasero constantemente, temblar, dificultad para caminar, hinchazón de la región anal y perseguir la cola. Cualquiera de estas diversas indicaciones posibles podría superponerse con las de otras dolencias, pero el simple hecho de conocer la susceptibilidad del Yorkshire terrier a los problemas del saco anal es útil para describir exactamente lo que está mal para el veterinario.

Veterinario

Si su Yorkie muestra signos de dilemas del saco anal, llévelo al veterinario de inmediato para identificar el problema específico. Si los sacos simplemente están obstruidos, el veterinario puede eliminarlos manualmente. Puede observar de cerca cómo lo hace el veterinario para que pueda manejarlo usted mismo en el futuro. Los veterinarios y peluqueros se encargan de estos procedimientos de vaciado de forma rutinaria. Si su mascota parece tener un caso más avanzado de problemas del saco anal (piense en una infección o el estallido de abscesos), el veterinario puede discutir con usted todas las posibles opciones de manejo, que incluyen antibióticos y cirugía.


Ver el vídeo: Limpieza de bolsas anales en perros


Artículo Anterior

Acné en los gatos

Artículo Siguiente

Cuidado de conejo de verano